Raimon Panikkar in Memoriam

“Estoy agradecido también a todos aquellos que, de una manera personal o asociada, seguirán actuando, incluso sin mi, por la difusión de mi pensamiento y compartiendo mis ideales.”
Raimon Panikkar nace en Barcelona en 1918 y muere el 26 de agosto de 2010. Hijo de madre catalana y padre hindú. Sorteó la guerra civil española debido a su condición de hijo de extranjero y se trasladó a Alemania donde continuó su carrera en la Universidad de Bonn. Ejerció también como investigador en la Universidad de Mysore y en la Universidad de Varanasi. Hasta los 91 años ha residido en Tavertet donde ha concluido con sus Obras Completas …. 

Seguir leyendo »»» /http://www.raimonpanikkar.org/

Estracto de entrevista:

En: Revista de Ciencias de las Religiones/ 200 pp, 7-26: Entrevista de Monserrat Abumalhani

M.A.: Raimon, al principio hablábamos de armonía, de síntesis y de paz o de contemplación, me gustaría volver sobre ello, no tanto desde una perspectiva teórica o conceptual, sino desde la práctica. A veces, tengo la impresión de que muchas personas prefieren vivir en la confusión y el miedo o el conflicto. Sin embargo, si se le pregunta a quien hace la guerra o a quien prefiere, simplemente, ese modo de vida en la confusión interior, negará que no necesite de paz y armonía, ¿es eso un indicio de locura o, quizá de una forma más suave, de una mengua de cordura? ¿Tal vez es que estamos instalados en la banalidad y somos tan superficiales que por eso las palabras se quedan al nivel de las palabras y no calan?

RP.: Sí, somos tan superficiales, porque tenemos prisa. Porque el inicio de la ciencia moderna, desde Galileo basta ahora, ha sido descubrir la aceleración y se ha conseguido acelerar todo lo acelerable, que es el mundo objetivo; las máquinas, los transportes, todo. Pero el hombre no se puede acelerar Vivir con intensidad no es vivir con aceleración. Cuando uno vive con aceleración, no tiene tiempo para nada. Hay una historia en la tradición musulmana, que yo cito con frecuencia, porque me parece preciosa y que dice que Allah, viendo que el Corán era tan rico, pero tan largo que los hombres ya no lo seguían, volvió a llamar a Gabriel y le dijo: «Te voy a dar un resumen del mensaje». Gabriel descendió a la tierra a predicar esta síntesis en pocas azoras del primer Corán. Viajó durante largo tiempo y al fin regresó. Allah le preguntó:

«¿Qué ha ocurrido?» y Gabriel le respondió: «Los hombres no tienen tiempo para escuchar».

La misma aceleración se observa en la información que padecernos. Por ejemplo, leer cinco millones de libros es imposible y, entonces, lo queremos hacer todo en función de lo urgente y ello nos lleva a esta exasperación. Creo que sociológicamente vamos por mal camino, O hay un cambio radical de civilización, una metanoia, una conversión, o estamos abocados a un desastre, no antropológico, porque el hombre es algo más, pero sí a un desastre sociológico, social, incluso, económico. Es bien sencillo, si la prosperidad de una nación exige exportar más que importar y eso es lo que hace todo el mundo, es sencillamente inviable, aunque las cosas sean más complejas.

Aquí está que no se puede separar la política de la religión, aunque se trate de dos palabras muy debatibles y peligrosas. No se puede separar lo interior de lo exterior, no se puede separar lo individual de lo colectivo, lo espiritual de lo material. El problema actual no es sólo un problema puramente tecnológico para producir bienes y distribuirlos mejor, es un problema humano, material y espiritual a la vez, es un problema metafísico.

Pero la metafísica requiere una palabra que tú has dicho antes contemplación. Nos falta espíritu contemplativo, que permite que las cosas se sedimenten casi naturalmente por su peso y su importancia. Así empezaremos a vislumbrar la posibilidad de una vida armónica que no es nunca una vida acelerada.

El producir dos cosechas de algunos granos en un año es artificial, artificioso y, a la larga, contraproducente. Hemos roto los ritmnos naturales, los ritmos césmicos, de las cosas. Yo no digo, como contaba Cioran de su padre, que  se escandalizaba cuando en su pueblo introdujeron la luz eléctrica, porque anidaba la distinción entre día y noche. Seria demasiado ingenuo. Pero sí que existe esta gran distinción entre día y noche, entre el conocimiento matutino y el conocimiento vespertino, entre que hay una hora en que cae el sol y es el momento de la meditación, del amor y de muchas otras cosas, y que la aurora es otra cosa que el crepúsculo. Sin embargo, parece que esto lo hemos pasado por alto, porque vivimos de espaldas al cosmos. No quiere esto decir que la electricidad tiene toda la culpa, pero no cabe duda de que nos hemos dejado embaucar por muchas cosas, creyendo que eran progreso.

MA.: En los últimos años parece estar de moda el debate acerca de si las religiones constituyen un factor de paz o más bien de enfrentamiento. Desde la célebre teoría de Huntington hasta hoy, han sonado muchas voces y se ha escrito mucho sobre el asunto.

En el momento presente, ha habido un cierto desplazamiento; de la idea de que las religiones comportaban tal cantidad de elementos culturales que señalaban las diferencias y, por ello, abocaban a los enfrentamientos se ha pasado a considerar que la posible solución de muchos conflictos la puede proponer la religión o puede jugar un papel mediador, ¿qué piensas de ello?

RP.: Yo diría que poca religión lleva a la confrontación y mucha religión, empacha. Un sentido profundo de la religiosidad humana, para mí, es necesario para la vida política para la vida social y para la vida personal. Una paz solamente interna, que no sea una paz externa, no es ni siquiera interna ni sirve de nada al exterior. Una paz externa, acompañada de una confusión y una revolución interna, tampoco sirve para nada. Hay que volver a la visión no-dualista de la realidad. Distinguir, si; separar, no.  ¿La religión como factor de pazo factor de guerra? Yo pienso que la religión es lo más importante de la vida humana. El hombre es antes una especie de ángel encarnado, que una especie de mono desarrollado… Aunque debería matizar mucho más.

… descansa en pau …

© Copyfreedom 2010 Since 01-Apr-2007 19:49:41 UTC Web Raimon Panikkar in Memoriam

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lo religioso hoy. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s