LOS MIL ROSTROS DE LA GLOBALIZACIÓN

Luis Paulino Vargas Solís

Director a.i. CICDE

En el lenguaje usual, globalización ha pasado a ser un término con una connotación principalmente económica. En la prensa, en el mundo de los negocios y el de la política y, con alguna frecuencia, también en el de la academia, se identifica globalización con procesos de liberalización del comercio, expansión transnacional de los capitales e integración planetaria de las finanzas. Es decir, generalmente alude a movimientos económicos y financieros de muy amplio alcance que se proyectan por sobre las fronteras nacionales, al punto que a veces literalmente pulverizan esas fronteras e, incluso, tienen repercusiones mundiales.

Esa globalización económica tiende a ser, en lo ideológico, de signo neoliberal. Ello se hace manifiesto en el tipo de discurso que articula. Este enfatiza el libre mercado, es decir libre comercio, libre competencia, mercados desregulados. El correlato obligado es la enfática postura anti-estatista que se plantea. Quizá parezca extraño, pero el caso es que, en efecto, el neoliberalismo considera que la desigualdad social es deseable y conveniente. A juicio de esta ideología esa es una condición necesaria para promover la prosperidad económica, ya que el enriquecimiento es el premio para quienes asumen riesgos y, al hacerlo e invertir, impulsan el crecimiento de la economía. Se trata de una idea que simplifica en exceso las fuerzas que subyacen a la creación de riqueza, lo cual no impide que, en el momento actual, goce de mucha influencia.

Y, sin duda, el período de dominio neoliberal ha visto configurarse un capitalismo en mayor grado cruel y descarnado. Uno de los aspectos donde ello se ha puesto de manifiesto es en la profundización de los abismos y asimetrías sociales, de lo cual muy pocos países a nivel mundial se han salvado. Desde ese punto de vista, la prédica neoliberal a favor de la desigualdad resulta indudablemente exitosa. Ello es válido incluso para los países ricos, y de entre estos, Estados Unidos es uno de los casos donde el problema se ha manifestado más agudamente.

Para América Latina el predominio neoliberal a lo largo de los decenios ochenta y noventa tuvo elevados costos humanos y sociales que se manifestaron, especialmente, en la profundización de los extremos de riqueza y pobreza. En diversos casos tuvo lugar procesos agudos de desindustrialización, como se registró también un retroceso generalizado en los niveles de vida de los grupos medios y de los más pobres.

Sin duda el período neoliberal ha sido también de profundización de la crisis ambiental. Esta, como es conocido, es el resultado de un proceso acumulativo que se remonta al menos a los inicios del capitalismo industrial, en la Inglaterra de la segunda mitad del siglo XVIII. No obstante lo anterior, el caso es que en los últimos decenios ese proceso destructivo ha seguido un curso de agravamiento. Los grandes intereses económicos planetarios –aquellos que lideran esa globalización de que hablamos- son los que, de manera más pertinaz, se han opuesto a la adopción de correctivos de fondo frente al problema ambiental.

Frente a esta devastación social, humana y ambiental, el neoliberalismo ofrece una propuesta engañosa que, justo por serlo, busca enmascarar esas crudas realidades. Tomemos en cuenta que la ideología neoliberal construye una apología del libre mercado en una época ampliamente dominada por gigantescas corporaciones transnacionales. Así, todos o la gran mayoría de las industrias más importantes a nivel mundial,  presentan estructuras de mercado altamente oligopolizadas, es decir, dominadas por un puñado muy reducido de grandes corporaciones. No son, ni por asomo, mercados competitivos según la acepción clásica del concepto, al cual remite en forma engañosa el discurso neoliberal. En ese contexto, las políticas que presuntamente promueven el libre mercado, en realidad generan espacios desregulados donde esos grandes poderes económicos pueden hacer valer sus intereses por encima de los de los estados, las ciudadanías, los pueblos o la misma naturaleza.

De tal forma, el neoliberalismo actúa en la práctica como la ideología de los grandes oligopolios transnacionales. Por lo tanto, es la ideología del monopolio u oligopolio global, revestida, sin embargo, con trajes de libre competencia.

En ese sentido, además, esa globalización económica de signo neoliberal resulta, esencialmente, una construcción promovida por ciertos intereses globalmente hegemónicos. Su carácter dominante les permite tener una influencia igualmente preponderante en el proceso. Y, sin embargo, este último asume formas muy complejas. Ello es así en virtud de diversos factores. En primer lugar, la gama heterogénea de actores, fuerzas, intereses y proyectos político-ideológicos que concurren en la globalización. Es decir, existen algunas fuerzas dominantes –y, sin duda, las corporaciones transnacionales son de las más importantes pero no las únicas-, pero también participan e influyen, aún si es con menos recursos de poder, otros actores que, no obstante estar situados en posición de relativa debilidad, no por ello dejan de tener alguna incidencia. Hay, pues, un denso entramado de relaciones e interrelaciones que se complejiza adicionalmente en cuanto otros factores –de la tecnología a las religiones, junto a otros factores políticos, económicos y culturales- generan otras fuerzas e interrelaciones y, con estas, diversidad de tendencias y resultados, no necesariamente deseados o previstos.

La globalización económica es, pues, un proceso liderado o hegemonizado por algunos actores muy poderosos situados en posición dominante. Pero esa hegemonía o liderazgo siempre discurre sobre bases inestables, incluso precarias. Se trata, a fin de cuentas, de un proceso con un altísimo nivel de complejidad, de forma que incluso instituciones cuyo diseño responde de forma cercana a los requerimientos de esos poderes dominantes –por ejemplo, los sistemas financieros- sin embargo funcionan de una forma tal que, bajo ciertas condiciones, se vuelven incontrolables incluso para esos poderes. La crisis financiera iniciada en 2007, que luego degradó en crisis económica mundial, proporciona un buen ejemplo de ello.

Aparte lo anterior, debe reconocerse que la faceta económica de la globalización tan solo describe una parte de una realidad cosmopolita que supera ampliamente ese ámbito y se expresa en muchas otras facetas y esferas. Es seguramente cierto que el mundo se ha empequeñecido y que ello es así no tan solo porque las finanzas se hayan integrado en tiempo real a escala planetaria y el comercio y los capitales se muevan en grandes flujos que superan las fronteras nacionales. El caso es que corrientes de información y de personas transponen las fronteras e instituciones, movimientos u organizaciones diversas –de las religiones al ecologismo, los movimientos de género, diversidad sexual o el pacifismo-  adquieren un perfil que tiende a ser mundializado.

Hay contrastes que, más que violentos, a veces resultan inhumanos, como el que plantea la contradicción entre la plena libertad de movimientos para mercancías y capitales –toda una institución de alcance planetario, construida políticamente- frente a las trabas, también construidas políticamente y ejercidas incluso mediante violentos instrumentos represivos, pretendiendo frenar la migración. Y, sin embargo, las migraciones siguen siendo masivas y el mundo rico necesita más y más –tanto en lo económico como en lo demográfico- de los aportes que la población migrante les proporciona.

El caso es que esa misma globalización de las corporaciones transnacionales y las finanzas, justo por su carácter depredador, se convierte en una fuerza que potencia el surgimiento de movimientos, de alcance tendencialmente global, que se le oponen y resisten y los cuales buscan construir alternativa democráticas y ambientalmente responsables.

Los estados nacionales aún constituyen una realidad política relevante. Pero les toca moverse en un mundo donde fuerzas diversas tienden a debilitarlos, a veces; o transformarlos, con mayor frecuencia aún. Hay cambios desde dentro mismo, según se hace manifiesto, por ejemplo, en reivindicaciones de identidades y legados culturales particulares –las de los pueblos indígenas, por ejemplo- o en el alejamiento de amplios sectores de la población respecto de la política  en su forma tradicional, con el concomitante surgimiento de nuevas formas de hacer política –una política extraparlamentaria y des-institucionalizada- y nuevas formas de participación. Por su parte, las fuerzas económicas de la globalización neoliberal propician el debilitamiento de las economías nacionales, sometidas a los vaivenes del comercio y los flujos de inversiones, mientras que las migraciones introducen fuerzas que propician el cambio y la complejización de las sociedades nacionales.

Paradójicamente, muchos de los movimientos globales que se oponen a la globalización económica neoliberal, en un mismo proceso reivindican lo local y lo nacional como también se proyectan por sobre las fronteras, en la construcción de redes tendencialmente planetarias. Entonces el nacionalismo o patriotismo que, con alguna frecuencia, enarbolan, se hace negación de sí mismo o, en todo caso, sugiere una idea distinta de estado-nación; este se vuelve así transparente y poroso a intercambios culturales –y no solo económicos- en interacción con el resto del mundo.

Y es que, en efecto, ese mundo donde fluyen de forma vertiginosa, lo mismo corrientes financieras y de mercancías, que personas, ideas, imágenes, datos, propuestas y en el cual, finalmente, se confrontan, se acercan, se entrelaza o se rechazan, diversas cosmovisiones y expresiones culturales, tiende a ser un mundo que pone en tensión todas las instituciones modernas en que la estabilidad de los propios estados nacionales se sustentaba. La familia se está transformando de forma acelerada y la escuela deviene una institución obsoleta, que se queda a la saga de la dinámica social. Los colectivos sociales se pluralizan, como también las identidades se vuelven diversas e, incluso, ubicuas. La cercanía social ya no es sinónimo de cercanía física y, en el proceso, las personas se hacen partícipes de muchos discursos y múltiples formas de representación. Las biografías personales devienen entonces un entrecruce de múltiples realidades socio-culturales; la identidad personal se vuelve plural y multifacética.

La religión continúa siendo un poder global y, en contra de lo que el laicisismo creía, la gente no ha dejado de tener fe. Y, sin embargo, mucha gente opta por una vivencia individualizada de la religión, una especie de “dios personal”, que cada quien quisiera diseñarse a su medida. Es parte, como con gran lucidez lo ha desentrañado Ulrich Beck, de un proceso de individualización, que empezó a gestarse varios decenios atrás. Es algo distinto del individualismo ramplón y egoísta que la ideología neoliberal promueve, y constituye un proceso que abre opciones de mayor libertad, pero que también introduce niveles incrementados de incertidumbre y riesgo, justo porque es como al modo de la célula básica de una sociedad que, en su dinamismo, deviene espacio incierto e imprevisible.

Y en medio del debilitamiento y transformación de los estados y la pluralización caleidoscópica de las construcciones culturales, la realidad del imperialismo y la guerra siguen vigentes. Estados Unidos, centro imperial por excelencia a lo largo de las últimas décadas y, probablemente el imperio más poderoso en la historia de la humanidad, tiene una presencia militar global y en función de sus intereses estratégicos promueve, aquí y allá, guerras genocidas, que, con mucha mayor frecuencia de lo que el poderío estadounidense podría hacer creer, terminan mal para el propio imperio. Y, sin embargo, el poder de este es hoy declinante, como es declinante el peso de la economía de Estados Unidos.

Seguramente hoy estamos inmersos en un movimiento de placas tectónicas de amplísimo alcance, el cual está desplazando paulatinamente el centro de la economía mundial hacia oriente, en especial China. En todo caso, es posible que esté en proceso de estructuración una economía multipolar –de ello hay ya múltiples manifestaciones- donde otros centros emergentes compartirán cuotas de poder significativas. Dentro de algunas décadas China será seguramente la potencia económica principal, con Estados Unidos en un segundo plano. Otras potencias habrán acaparado para sí cuotas importantes: India, Brasil, Rusia, África del Sur. Europa quizá continúe siendo el continente del bienestar –veremos si tiene capacidad para seguir siéndolo, lo cual no está para nada asegurado- pero su peso económico habrá declinado considerablemente.

El mundo que vivimos, y la vida que vivimos en ese mundo, podría ser pensada como un entrelazarse alucinante de multitud de hilos. Hilos que se extienden hacia abajo, a nuestras raíces en lo local. Hilos que se extienden horizontalmente, a esa comunidad o colectivo nacional en proceso de acelerada transformación y pluralización. Hilos que se elevan hacia el cielo, hacia ese mundo de mil facetas y colores que ahora se nos metió en nuestra vecindad y en nuestra propia casa. Por ello las biografías personales se vuelven multi-identitarias como las realidades sociales se vuelven caleidoscópicas, es decir, como un permanente construirse-destruirse-reconstruirse.

Descarga: LOS MIL ROSTROS DE LA GLOBALIZACIÓN

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedades y culturas contemporáneas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LOS MIL ROSTROS DE LA GLOBALIZACIÓN

  1. Dagoberto Núñez Picado dijo:

    Gracias -primeramente- a Luis Paulino por dejarnos en nuestro blog una buena síntesis de las complejidades que vivimos cada día, jalonadas desde su visión de economía política; su enfoque sobre la ideología neoliberal de la globalización, la sutil distinción entre las necesidades espirituales -universales, por lo demás- del ser humano como persona (en búsqueda de plenitud espiritual) respecto del individualismo de mutilante de competitividad mercantilista, etc. son conceptos claves de nuestra investigación y búsqueda humanizadora.

    En segundo lugar, Luis Paulino -en esos tópicos- nos pone a pensar y repensar un problema que está en el meollo de nuestra investigación AXIOLOGÍA RELIGIOSA Y COMUNIDAD PALMAREÑA: lo resumo como un problema epistemológico sobre la dimensión SINCRÉTICA de la realidad local que en su compleja relación con lo global (culturalmente entendido) nos pone a rastrear nuevas cosas en los contextos locales: en estos días he estado husmeando los últimos cuatro años de actas municipales, tomándole el pulso al nuevo tipo de problemas locales que el momento “global” depara.

    El profesor Corbí (2002) reflexiona sobre el hecho de que “nadie se lleva al pariente muerto para la casa”, aunque en el momento del duelo, ese sea un deseo ferviente. No. Caminamos grupalmente y lo acompañamos al panteón para -nosotros- comprender que hemos de seguir la vida sin ella o él. Sabemos poco de ese pariente que se nos va.

    ¿Qué les parece si ese pariente fuera todos los recuerdos de todo un pueblo? ¿Es que estamos asistiendo al entierro de todo un modelo de vida campesino? ¿Por qué este dolor nos obliga a asumir colectivamente el duelo? ¿Qué de estos humores de lo que se muere, son caldo para una nueva vida?

    En una frase no somos conscientes de cuánto hemos cambiado las gentes palmareñas, no hay vuelta atrás, y para enfrentar las nuevas problemáticas, las viejas soluciones serán -como se lee en el Evangelio- “odres viejos para vinos nuevos”; en consecuencia, o estamos a la altura de esas necesidades complejas, o “los nuevos problemas reventarán las viejas respuestas” que compulsivamente damos.

    Gracias, LP.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s