Efectos de la globalización en Centroamérica (3ra -y última- parte) – Mons. Alvaro Ramazzini

El informe del PNUD de las Naciones Unidas define “desarrollo humano” de la siguiente manera: “El desarrollo humano entraña mucho más que el simple aumento disminución del ingreso nacional. Significa crear un entorno en el que las personas puedan hacer plenamente realidad sus posibilidades y vivir en forma productiva y creadora de acuerdo con sus necesidades e intereses. Los pueblos son la verdadera riqueza de las naciones y por lo tanto el desarrollo consiste en la ampliación de las opciones que ellos tienen para vivir de acuerdo con sus valores. Por eso el desarrollo significa mucho más que crecimiento económico, porque el crecimiento económico es solamente un medio importante para cumplir las opciones de la población”.

Y más adelante, cuando habla de que quiere decir esto de ampliar las opciones dice: “Un elemento básico para ampliar las opciones es el desarrollo de la capacidad humana”, es decir, las múltiples cosas que la gente puede hacer o ser en la vida: vivir una vida larga y sana, tener conocimientos, tener acceso a los recursos necesarios, alcanzar un nivel de vida decorosa y poder participar en la vida de la comunidad. Indudablemente este es un estudio técnico, pero no deja de integrar unos elementos de tipo humanista. No los toca todos, claro, por ejemplo no toca el aspecto de la belleza o el aspecto de la diversión que es un aspecto fundamental.

Allí en la diócesis hay un sacerdote que defiende que la mejor manera de hacer pastoral es lograr que la gente esté contenta y su lema es: “adiós tristeza”. Y tiene razón, porque indudablemente si una persona no es feliz, habrá que preguntarse por qué no lo es.

Hace unos días estaba platicando con una persona que había venido del extranjero y que pasó a hacernos una visita a San Marcos y me decía: “lo que más me gusta cuando salgo al campo es ver la sonrisa de las personas”. Porque es verdad. En las aldeas de San Marcos uno se encuentra a la gente y le sonríen. Ahora menos que antes y eso es un signo al cual hay que estar atentos. Comunidades donde la gente ríe menos, ahí está pasando algo y hay que tratar de profundizar qué es lo que está pasando.

Y decía esta persona: “Y lo que más me encanta es la risa de los niños y las niñas”. Y es cierto, porque uno ve que gente que vive en condiciones de extrema pobreza se ríe y uno podrá decir desde una mentalidad racionalista, y cuidado con estas mentalidades porque no son muchas veces las mejores: ¿pero es que no se da cuenta de la pobreza en que vive, de la miseria en que vive? Seguramente, se da mejor cuenta que tú, lo que pasa es que tiene mejor capacidad de asimilarlo que tú, que has estado acostumbrado a un sistema donde no te ha faltado de nada. Hace poco visité a unos amigos en la capital y uno de sus hijos se quejaba: ”todo el día de ayer estuvimos sin luz eléctrica”. Y yo le decía: ¿y no alumbró la luz del sol? Sí, me respondió, pero no podía ver televisión. Ya se crearon la necesidad de ver televisión.

Indudablemente la felicidad es parte fundamental en la vida. Como dice el Señor Jesús: “Donde está tu tesoro, está tu corazón y donde está tu corazón, está tu felicidad. ¿Dónde tienes puesto tú tu corazón? ¿Dónde tienes puesto tu tesoro? Esa es la pregunta del millón. Hay que contestarla.

Rápidamente les digo las puntuaciones en las que los países de América Central están situados en el índice de desarrollo que el PNUD establece tomando como puntos de referencia, como parámetros, estos elementos que acabo de mencionar.

Sobre un total de 154 países, no están todos los países porque no lograron recoger encuestas en todos, Costa Rica se sitúa en el numero 41. Bien, está alto: más larga vida, más acceso a conocimientos… No sé como les estará yendo ahora con toda la presencia de nicaragüenses, porque en estos momentos en Costa Rica hay alrededor de 500. 500 nicaragüenses, es una presencia fuerte y también hay una presencia fuerte de colombianos. Panamá está en el número 52, El Salvador se encuentra en el número 95, Nicaragua en el 106, Honduras en el 107 y Guatemala en el 108. Nosotros somos el último país de América Central según el índice de desarrollo humano.

Cuando el año pasado nos reunimos en Tegucigalpa con representantes de la ONU para hablar de este tema yo me quedé impactado. “Guatemala, se comentó, es un país rico con una infinidad de pobres”. Yo sé que esto es verdad porque lo estoy tocando, lo estoy viendo, pero fui y le pregunté al experto: ¿usted me podría decir por qué? Muy sencillo, me dijo, hay dos razones para sostener mi afirmación. Un país nosotros lo consideramos pobre en cuanto a su producción de riqueza y en cuanto a su distribución del producto interno bruto. Guatemala es el país donde el reparto de los beneficios del producto interno bruto es el más desigual de América Central y es el país que en este momento está produciendo menos riqueza, por eso Guatemala es el país más pobre.

Como ya dije anteriormente, cuando uno dice estas verdades, mucha gente en Guatemala piensa: ”este es un comunista, un politiquero”. En el caso de nosotros, los obispos y sacerdotes: ”por qué no se quedan mejor en la iglesia, miren tantos evangélicos que están creciendo y cuantos católicos se les están yendo de las iglesias y ustedes preocupados por este tipo de cosas”. Yo, si me lo dice alguien que lo veo en la iglesia dos veces al año, para la Semana Santa cuando tiene que cargar la procesión del Viernes Santo y quiere tener su turno de honor para que todos vean lo buen católico que es, está bien. Si viene de él yo lo acepto. Pero que no venga de gente a la que yo considero comprometida en la iglesia. Eso es triste y es desastroso. Porque significa que tu interpretación de la vida cristiana y tu manera de conseguir el seguimiento de Jesús va por una línea donde realmente estás perdido. Porque realmente vas por la puerta ancha, no vas por la puerta estrecha y estás tratando de entrar al reino de los cielos por el lugar que no debe ser. El Señor Jesús lo dice: ”Lo que te lleva al reino de los cielos es un camino angosto, no un camino ancho”.

Otro aspecto a tener en cuenta en los efectos negativos de la Globalización es el relacionado con los famosos CINS, las ayudas económicas que los gobiernos dan a ciertas empresas privadas para poder competir en el mercado internacional. Hace dos noches, comentaba este tema con quienes me hicieron el gran favor de traerme del aeropuerto. Los gobiernos de EEUU y la Unión Europea invierten cantidades millonarias de dinero para subsidiar a ciertas empresas privadas y actividades económicas pero a la vez exigen a los demás gobiernos el mundo que eliminen los subsidios. Indudablemente, de esa manera no se puede competir. El libre mercado es libre mercado. ¿Por qué libre mercado con unos y con otros no? O todos en la cama o todos en el suelo. O todos cinco o todos centenadas.

Otro punto importante y que ahora se está discutiendo mucho es el de la propiedad intelectual y las patentes. Cuando una persona inventa o crea un nuevo producto debe de patentarlo, es decir, es el dueño de esa nueva fórmula, de manera que si otras personas o empresas quieren elaborar ese mismo producto tienen que pagarle, porque la patente es la propiedad intelectual de algún producto. Por ejemplo: los gobiernos que quieran elaborar medicinas contra una enfermedad tienen que pagar a las transnacionales la patente, es decir, el derecho a elaborar el producto. Así, las patentes sobre sustancias medicinales encarecen el precio de las medicinas que se hacen inaccesibles a los consumidores de países pobres poniendo en riesgo la salud de millones de personas en el mundo.

Nosotros en la diócesis de San Marcos tenemos un programa de salud. Hay un equipo a la cabeza del cual está una hermana religiosa que es doctora y ella se encarga de adiestrar promotores de salud para toda la diócesis. Los promotores de salud se encargan de vigilar que no haya epidemias, de enseñar medidas de higiene, de prevenir infecciones intestinales o respiratorias, etc. Hicimos una investigación para verificar el precio de las medicinas en la zona de San Marcos porque queríamos implementar un programa de venta de medicinas a precio de costo comprándolas al por mayor y descubrimos que en algunas farmacias, y yo creo que eso es general, las medicinas las vendían hasta diez veces más caras que lo que les habían costado, de manera que si un tratamiento de antibióticos en realidad costaba 100 quetzales, un dólar vale 7’80 quetzales, la gente lo tenía que comprar al menos a 300 quetzales.

Si un campesino, un cortador de café que es de lo que la mayoría vive, aunque hay algunos que se dedican también al cultivo de la papa, gana al mes 450 quetzales para él, para su esposa y paras sus tres, cuatro, cinco, seis, siete u ocho hijos, que ese es otro problema, el de la explosión demográfica, ¿cómo va a poder comprar un tratamiento de antibióticos? Y en el hospital no se lo van a dar, porque el sistema de salud es desastroso en estos momentos en el país.

EEUU está cuestionando a Brasil ante una de las tres personas de la trinidad pagana, la Organización Mundial del Comercio, a propósito de una ley brasileña que trata de aumentar la producción doméstica de medicamentos contra el sida. Lo mismo quiso hacer con Sudáfrica que en el año 1997 promulgó una ley para poder hacer los precios de dichos medicamentos más accesibles a la población. Sudáfrica es el país de África con mayor índice de casos de sida.

Si el gobierno sudafricano hace una ley para poder hacer medicamentos más baratos la Organización Mundial del Comercio dice: no, ustedes no lo pueden hacer, tienen que pagar patente. Las empresas transnacionales demandaron al gobierno sudafricano pero finalmente los tribunales fallaron en contra de las transnacionales. Ustedes entienden por qué EEUU no quiere entrar en el tema de los Tribunales Penales Internacionales. Es lógico.

En resumen, Globalización igual a más pobreza, más miseria, más ricos los ricos, más pobres los pobres. América Central no es la excepción y toda esta situación de empobrecimiento en América Central está generando una migración muy grande. No sólo interna, es decir la de los trabajadores temporeros que bajan a trabajar desde el mes de agosto hasta el mes de diciembre de la que ya les hablé, sino también hacia el Norte.

En general, podría decir que en este momento la migración en América Central es de tipo económico. En tiempos anteriores fue de tipo político. Cuando hubo los conflictos en El Salvador o en Guatemala mucha gente trató de salir del país y ahí tenemos el caso de los refugiados guatemaltecos en Méjico y de los refugiados salvadoreños en Honduras. Ese era otro tipo de migración, pero en el momento actual es sobre todo de tipo económico, es el famoso sueño americano al que aspiran miles de personas en esta región. La migración hacia EEUU es constante. Hay un aumento de personas que intentan migrar a este país y esto nosotros lo sabemos tomando en cuenta el número de deportaciones desde Méjico, desde Belice y desde EEUU, aunque no tenemos una cantidad exacta porque es muy difícil saberlo, pero con mucha proximidad podemos decir que las cantidades que manejamos son bastante objetivas.

En el año 2001 hubo una deportación mensual de 11.200 indocumentados, lo que equivale a 134.000 durante todo este año, prevaleciendo en este orden: primero los guatemaltecos, segundo los hondureños, tercero los salvadoreños y por último los nicaragüenses. Hemos tenido también chinos, muchísimos. Ustedes se puede imaginar venir desde China en barco para que un guardacostas norteamericano los agarre, entre comillas, en aguas internacionales y se los lleve presos hasta las costas guatemaltecas donde los hacen desembarcar y los envían de nuevo a su país. Este es el drama, porque quieren ir a EEUU. Hasta tuvimos el caso una vez en la frontera, hace un año y medio, de una persona que nadie sabía de donde venía porque nadie le entendía la lengua que hablaba. Al final, no se cómo, llegaron a determinar que era de Bosnia- Herzegovina y quería, a través de Guatemala, entrar en EEUU. Casos de ecuatorianos, no les menciono cuantos.

La parroquia más alta de San Marcos, la parroquia de CHIGUAN, está a 3000 metros de altura y la parroquia más baja que tenemos es al nivel del mar, tanto que el párroco que está en esa parroquia que da al Pacifico dice: “tengo una parroquia gigantesca que llega hasta el Japón”. En el océano Pacifico, yo he visto cómo cargan las lanchas tiburoneras, sobrecargadas con gente que no sabe nadar, para desde ahí salir y llevarlos a un lugar en las costas mejicanas, un lugar donde los desembarcan y de ahí comienza su travesía hacia EEUU. Hace cuatro meses, un naufragio. Murieron veintidós salvadoreños. Se salvó una mujer salvadoreña que dijo: “yo no sé cómo me salvé porque yo no sé nadar, lo único que sé es que cuando sentí yo estaba ya en la playa”. Ella fue la que contó toda la historia y sucedió que la lancha iba y de repente vieron que se acercaba un guardacostas mejicano y por tratar de escaparse, a saber que maniobra hizo el lanchero que le dio la vuelta a la lancha y ahí quedaron sepultados.

Aunque es muy doloroso hablar y poner por escrito el sufrimiento de estas personas, hemos publicado un pequeño libro, con casos como éste, para concientizar sobre este drama humano de la gente migrante en el que de por medio está la lucha por la vida. A mí, a veces, me da cargo de conciencia cuando les digo: váyanse, váyanse, pero con cuidado. Yo mismo he hecho una parte de la ruta. Desde la frontera de Ciudad de Guatemala, que está en la ciudad de Capachula en el lado mejicano, hasta el Distrito Federal hay diecinueve puestos de control migratorio. Diecinueve puestos en 3000 kilómetros.

Les contaré un asunto anecdótico, para reírse. Sucedió que una de las religiosas que trabaja en la diócesis es mejicana, verdaderamente es mejicana, pero los de emigración no le creían y le dijeron: enséñenos el pasaporte. Aquí está. Y su tarjeta de no se qué. Aquí está. Y le preguntaban: ¿usted de que parte de Méjico es? Pues de tal lugar. ¿Y qué iglesia hay en su lugar? Pues tal iglesia. E insistían: no, usted no es mejicana. La tuvieron una hora y la gente del autobús desesperada porque no la dejaban subir hasta que al final de dijeron: ¡cántenos el himno de Méjico! Por eso, los migrantes guatemaltecos de la zona de San Marcos, que son gente lista, no sé como hacen pero: primero consiguen un acta de nacimiento mejicana, segundo comienzan a practicar palabras que se usan en Méjico y no se usan en Guatemala y se aprenden los colores de la bandera mejicana y el nombre del presidente, y tercero se aprenden el himno mejicano.

Algo que yo critico en Guatemala: tenemos un nivel de pobreza del 82% y 90 de cada 100 guatemaltecos se confiesan creyentes en Jesucristo, católicos y no católicos. ¿Cómo es posible que en un país donde 90 de cada 100 se dicen creyentes en Jesucristo haya 82 pobres de cada 100? Porque yo entiendo que una cosa es la opción libre por la pobreza, a la que Jesús nos invita a todos, y otra cosa es que me impongan la pobreza. Sobre todo cuando es miseria y miseria quiere decir que gano siete quetzales al día, apenas un dólar, que solamente hago dos comidas al día con una dieta alimenticia mínima.

A veces, uno le dice a algún catequista: ¿por qué no viniste a la reunión del pasado sábado? No tenía dinero para mi pasaje. ¿Y cuánto es tu pasaje? Cinco quetzales. ¿No tenías cinco quetzales? No, no los tenía. No pude ir a trabajar estos días. ¿Y entonces de qué estás viviendo? Bueno, del maíz que recogimos. ¿Y cuántos quintales de maíz consumes tú? Bueno, nosotros somos seis en la familia y necesitamos dos quintales de maíz al mes. ¿Y cuánto está costando ahora el quintal de maíz? Ahorita está costando 80 quetzales. Entonces necesitas 160 quetzales para dos quintales de maíz al mes. ¿Y cuánto lograste recoger? Bueno, fuimos allí a la costa y de lo que ganamos tenemos ahorita guardados unos 6 quintales. Comida para tres meses, ¿y azúcar? No, azúcar no porque no alcanza el dinero. ¿Y carne? Sólo cuando hay celebraciones en la aldea.

Cuando hay celebraciones, entonces todos se juntan y juntan dinero y compran una vaca y yo les digo: muchos de ustedes vienen aquí a la celebración no para alabar a Dios sino para poder comer un poco de carne y les da risa porque saben que es verdad, pero no se lo digo en plan de reproche, sino en un plan de decir que entiendo por qué vienen.

¿Y cuando fue la última vez que le compraste un par de zapatos a tus hijos? Hace ocho meses, dice. ¿Y tú cuando te compraste un par de zapatos? Hace un año. ¿Y a tu esposa? Hace un año y medio. Las mujeres son más marginadas que ellos mismos, tristemente. Bueno, eso explica la migración.

Yo el año pasado estuve visitando gentes de San Marcos que están trabajando en procesadoras de pollo en el estado de DELAWERE en los EEUU, donde están las Hermanas de Bedruna trabajando con migrantes guatemaltecos, dándoles su apoyo, y descubres gente que trabaja catorce horas diarias. Trabajan dos turnos. Y nos llevaron a visitar una de las procesadoras para que viéramos las condiciones de trabajo en las que los tienen. Ganan 8’75 dólares la hora de trabajo. Este es el sueño americano. Siempre pensando: Voy a regresar. Tres años, cuatro años, cinco años y regreso. Y mando dinero a mi familia. Para que compren un poco de terreno, para que paguen los estudios de los niños. Y el gerente de la procesadora decía: nosotros estamos muy contentos con los guatemaltecos porque son trabajadores que vienen a trabajar. Claro que vienen a trabajar, le dije, si lo que quieren es ganar dinero. Y había quien preparaba, yo lo vi, 35 pollos por minuto. Y no se puede parar porque vienen y vienen… Me quedé impresionado.

Y la emigración sigue en aumento, a pesar de todos los controles que están poniendo. En estos momentos estamos viendo que los controles migratorios están siendo mucho más fuertes. En el caso de Méjico estos controles se están militarizando y abusos en violaciones de derechos humanos siempre existen. Nosotros tenemos una Oficina de Atención a emigrantes que se han sentido afectados en sus derechos para poder apoyarlos y poder denunciar. En este sentido el gobierno mejicano ha puesto también una policía que llaman el Grupo Beta Sur que se encarga de controlar a los de emigración y tratamos de estar en contacto con ellos con la esperanza de que este grupo ponga orden a sus mismos compañeros.

Desde el 11 de septiembre, las autoridades migratorias del gobierno de los EEUU sólo conceden treinta días a los que tenemos visa de entrada, antes daban dos meses, ahora treinta días y punto. Y están trabajando en una nueva ley, que Bush está queriendo implantar, que consiste en poner controles digitales de manera que todos pongamos nuestras huellas para llevar un control computerizado de los que entran, de cuando entran y cuando salen, y también quieren poner un sistema fotográfico en base a las razas: tu eres de la raza negra pues vamos a tomar la foto, tu eres latino pues te vamos a tomar la foto.

Se acaba de celebrar en Barbados un encuentro cumbre de la Organización de Estados Americanos donde la propuesta de EEUU, para variar, iba en el sentido de decir: Lucha contra el terrorismo. O estás con nosotros y contra el terrorismo o estás contra nosotros y a favor del terrorismo. Y todos nos reímos.

Hay una carta publicada el año pasado, antes de que pasara lo del 11 de septiembre, de un obispo de la Florida que fue combatiente en Vietnan donde manda decir a Bush: ”Nosotros somos odiados en el mundo por todo el mal que hemos hecho”. ¿Ha habido actos terroristas en Dinamarca? ¿Ha habido actos terroristas en Noruega? ¿Ha habido actos terroristas en Suecia? No, porque son países que respetan al mundo. Ahora están dando de nuevo publicación de esta carta.

Bien, el tiempo pasó y tengo que terminar. Aumento de migraciones, aumento de pobreza en América Central, esos son los impactos de la Globalización. Muchas gracias.

Para descargar el documento completo en pdf: Efectos de la globalización en Centroamérica

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedades y culturas contemporáneas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s