La construcción de la Iglesia de Palmares: “PRINCIPIA A LUCHAR ES PRINCIPIAR A VENCER”

Esta hermosa fotografía que compartimos hoy, captura un momento de la gesta “épica” que significó la construcción del actual templo de Palmares[1] para la comunidad. Acá una empresa aparentemente material –como lo es una construcción- no es más que la manifestación de necesidades simbólico-religiosas. El trabajo colectivo, de prácticamente toda la comunidad, en la edificación de la Iglesia, sirve como metáfora perfecta del trabajo –también colectivo- que implica la formación de una comunidad.

El texto –de Francisco Castro- que acompaña a la fotografía da cuenta de la centralidad que ocupó la construcción de la “casa de Dios” en la formación de la identidad palmareña. Veamos:

“PRINCIPIA A LUCHAR ES PRINCIPIAR A VENCER”

Texto original de la foto 1979, por Francisco Castro Pacheco (Paquito)

Basílica de Palmares

En los finales del siglo XIX se dió notorio avance al templo de Palmares como se demuestra en el anverso. Manos cariñosas de mujeres, niños y albañiles laboraron conjuntamente en esta obra principiada en 1892. Trabajaron obreros netamente palmareños dando por su bella iglesia sus dineros, sus haberes y sus sudores.
Según datos que de buena fuente se obtuvieron, su costo al final del año 1914 fue de 1,123,400.00. La construcción dio aspecto de ciudad a Palmares.
Del siglo pasado nos legaron, además de este monumento, otros eslabones de positivo progreso por ejemplo: la primera cañería, el cementerio y el cuadrante trazado por el Presbo. Esteban Echeverría, éste fue el que puso la primera piedra en la Casa del Señor.(*)
Forjaron genuinos Palmareños con fe cristiana para varias centurias la colosal obra de sillar de piedra. Verdaderamente ha sido una maravilla propia de titanes para heredar la reciedumbre a las generaciones que los precedían ofreciéndonos a la vez impresionante amalgama.
En un panegírico se le oye decir aun sacerdote (Padre Oña) que la misa bien puede celebrarse al aire libre o en tienda de campaña, después de que Jesús nos dio vivo el ejemplo de humildad al nacer en una caballeriza y morir en un madero. Pero el hombre se ufana en superarse y usa su potencial para edificarle algo propio de gente de honor (y buen parecer como dijo Cervantes) y buscar algo digno que sirva para la Casa de Cristo destinada al CULTO VERDADERO, eso es religión. Con esa raigambre de autenticidad cristiana se dispusieron a construir un templo (el que se observa al dorso) al Rey de los Reyes y Señor de los Señores.
En cada rasgo de la construcción arquitectónica se destaca el paciente trabajo con reflejos de esperanza que parece expresar en cada línea un mensaje esculpido: “persevera y vencerás”, u otro proverbio: “principia a luchar es principiar a vencer”. Y efectivamente vencieron.
Así, bajo la custodia responsable del Padre Gómez, nos obsequiaron valientes trabajadores el producto de sus desvelos y el sudor de su frente que en todo este siglo se enaltece.
Se solaza la vista al observar el antiguo templo cuando la teja de barro era usual e industria de ricos y pobres porque fue mucha la demanda. Iglesia esa que ni vestigios quedan porque una nueva cultura la demolió para darle paso a un censo que año con año crecía. Rafael de Jesús Soto es el nombre del primer Cura que llegó a Palmares el 28 de diciembre de 1866 y en ese mismo año se construyó la primera ermita y fue el primero que ofició en esa casa de devoción hace más de cien años.
En la construcción hay dos casos que en muchos pasa inadvertido, 1º, el accidente del trabajador Jesús Avila Arias, caído de considerable altura y de lo que le sobrevino la muerte. 2º, la psicopatía que atacó atrozmente al Presbo. Ml. B. Gómez que, según decires, fue por efecto de la triple responsabilidad que asumió como Jefe General de la magna obra.
Los pocos octogenarios que quedan bautizados ahí, son los que cuentan anécdotas y entretenidas historias del rústico santuario (la casa de teja), pero la mayoría de más de 80 años yacen en el camposanto extinguiéndose aquella maciza generación de robles y campeones del trabajo.
Tan elocuente es la foto que hasta se puede observar a la vera de unas piedras dejadas del nivel y la piqueta, la pasividad de un can sin amo, sin cuidar a don nadie y como buscando lo que no se ha perdido.
Fue consagrada esta parroquia y elevada a Basílica el día 21 de abril de 1956 por el Excmo. Y Revmo. Sr. Obispo de Alajuela Mons. Don Juan Vte. Solís, cuando estuvo de Cura El Presbítero Venancio de Oña.
En el fondo aparece un bípede con barba negra primer Presidente Municipal de Palmares en 1988. (1888)
Se concibió la idea de declararla “Monumento Nacional” como otras iglesias, según palabras de un líder liberacionista, pero existe un reglamente donde señala son necesarios 100 años de existencia para otorgar este título a un Templo doquiera que esté en Costa Rica. El de Palmares se acerca a una centuria.
Aparecen de izquierda a derecha: Pastor Castro-padre de Tesorero Municipal, Vicente Torres, Luis Cordero hijo de uno de los primeros maestros de escuela de Palmares don Anselmo Cordero, Ricardo Fernández Quesada con barba negra, don Mariano Molina padre de Belarmina Molina y Francisco Sagot Soto abuelo paterno de Dr. Don Jorge Sagot A.
(*). Fe de errata: Presbo. Esteban Echeverri.


[1] Yamileth González (1997) lo plantea en tales términos: “la épica de nuestros pueblos es la construcción de sus templos, donde la lucha ardua y prolongada ayuda a unir a la comunidad e imprime fuertes huellas que le permiten identificarse con ella”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Proyectos de investigación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La construcción de la Iglesia de Palmares: “PRINCIPIA A LUCHAR ES PRINCIPIAR A VENCER”

  1. Mila dijo:

    Es posible acceder de alguna forma a ese escrito de Francisco Castro Pacheco

  2. Estimada Milagro:

    Tanto la foto como el escrito de Don Francisco nos fueron facilitados -muy amablemente- por el señor Elliot Nuñez Castillo. Le preguntamos si tenía más escritos de Paquito -ya que éste fue su primo- y nos dijo que iba a preguntarle a una tía.

    De tener más, con mucho gusto se lo haremos saber. Muchas gracias por el interés.

    Saludos.

  3. Milagro Castro dijo:

    Fue un placer escuchar hoy la exposición de su investigación. Los felicito… Quedo a la espera de que anuncien la publicación del libro para comprarlo…
    Gracias

    • Muchas gracias a Ud. Milagro. Nos complace muchísimo que la exposición haya sido de su provecho. Tan pronto salga la publicación se lo haremos saber con todo el gusto del mundo.

      Gracias de nuevo por el apoyo. Saludos afectuosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s