LA JURICAMENTE EXCLUYENTE RELIGIOSIDAD EN EL PERÚ

Desde el Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo (CICDE) – y particularmente desde la línea de Axiología Religiosa – hemos procurado participar en el debate en torno a la necesidad y pertenencia – o no – de acabar con el carácter religiosamente confesional – Apostólico Católico y Romano – del Estado costarricense, es decir, de hacer del mismo un Estado laico.

En esta oportunidad deseamos compartir con ustedes un documento elaborado por el teólogo peruano Lic. José Toledo Alcalde a propósito de las relaciones Iglesia-Estado en Perú. En éste el señor Toledo analiza un acuerdo firmado entre el Estado peruano y el Vaticano en el año 1980 y, aunque siempre en relación con el primero, una ley sobre libertad religiosa promulgada por el congreso peruano el año pasado.

El documento nos ha parecido particularmente apropiado para ilustrar algunas de las problemáticas asociadas a la confesionalidad religiosa de los Estados contemporáneos. Si bien el artículo habla de y desde la realidad peruana, lo cierto es que encontramos muchísimas similitudes con el caso costarricense. El Estado peruano – al contrario del costarricense – no es oficialmente católico; sin embargo, la cooperación entre ambas instituciones continua vigente a través del Concordato de 1980, tal como señala Toledo. Este acuerdo le concede una serie de privilegios a la Iglesia Católica peruana que la colocan es una posición ventajosa respecto de otras religiones y denominaciones, situación que, a juicio del autor, lesiona derechos ciudadanos fundamentales y, además, entra en contradicción con la verdadera libertad e igualdad religiosa. Cosa que sin duda también ocurre, y quizá de manera más grave, en el caso costarricense.

Es importante anotar, en el caso de nuestro país, que mientras algunos sectores y grupos realizan significativos esfuerzos por eliminar la confesionalidad del Estado el gobierno ha manifestado, en contraste, su intención de firmar un concordato con la “Santa Sede”[1]. De esta forma, la Iglesia se aseguraría así una serie de privilegios al margen de lo que pueda ocurrir con el artículo 75 de la constitución política, tal como ocurre en el caso del país andino.

El artículo que les presentamos continuación fue publicado originalmente en el blog ‘Nuestra América’ de la Asociación por la Unidad de Nuestra América (AUNA-Costa Rica) el sábado 2 de julio del año corriente. Esperamos les sea de provecho.



[1] Ver: Azofeifa J. (2011, 22 de junio). Costa Rica firmará nuevo Concordato con el Vaticano. La Prensa Libre Digital. Recuperado el 18 de julio de 2011 a las 09:07 de <http://www.prensalibre.cr/pl/nacional/45639-costa-rica-firmara-nuevo-concordato-con-el-vaticano.html>.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lo religioso hoy y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s