Día de Muertos: Pratrimonio Cultural de la Humanidad

El día de ayer, miércoles 2 de noviembre, se celebró el Día de muertos, tradición mexicana – celebrada también en algunas partes de mesoamérica – de origen prehispánico dedicada a recordar a los muertos. En realidad la actual celebración es  resultado de una mezcla entre las tradiciones de los pueblos originarios y las traídas – e impuestas – por los españoles durante la colonia, es decir, se compone de elementos derivados de cosmovisiones (o mitos) indígenas y del cristianismo europeo mediaval. Evidentemente, ya que el todo es más que las partes, esta “mezcla” dio paso a una celebración nueva y particular. 

En el año 2003 la UNESCO declaró el Día de Muertos, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. A continuación les presentamos un video, producido por la UNESCO, a propósito de esta celebración tan particular de esta parte del mundo:

Vodpod videos no longer available.

Con la fiesta del Día de los Muertos, tal como la practican las comunidades indígenas, se celebra el retorno transitorio a la tierra de los familiares y seres queridos fallecidos. Esas fiestas tienen lugar cada año a finales de octubre y principios de noviembre. Este periodo marca el final del ciclo anual del maíz, que es el cultivo predominante en el país.

Para facilitar el retorno de las almas a la tierra, las familias esparcen pétalos de flores y colocan velas y ofrendas a lo largo del camino que va desde la casa al cementerio. Se preparan minuciosamente los manjares favoritos del difunto y se colocan alrededor del altar familiar y de la tumba, en medio de las flores y de objetos artesanales, como las famosas siluetas de papel. Estos preparativos se realizan con particular esmero, pues existe la creencia de que un difunto puede traer la prosperidad (por ejemplo, una abundante cosecha de maíz) o la desdicha (enfermedad, accidentes, dificultades financieras, etc.) según le resulte o no satisfactorio el modo en que la familia haya cumplido con los ritos. Los muertos se dividen en varias categorías en función de la causa del fallecimiento, edad, sexo y, en ciertos casos, profesión. Se atribuye un día específico de culto para cada categoría. Este encuentro anual entre los pueblos indígenas y sus ancestros cumple una función social considerable al afirmar el papel del individuo dentro de la sociedad. También contribuye a reforzar el estatuto político y social de las comunidades indígenas de México.

Las fiestas indígenas dedicadas a los muertos están profundamente arraigadas en la vida cultural de los pueblos indígenas de México. Esta fusión entre ritos religiosos prehispánicos y fiestas católicas permite el acercamiento de dos universos, el de las creencias indígenas y el de una visión del mundo introducida por los europeos en el siglo XVI.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Culturas Prehispánicas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s