Modificaciones al Juramento de la UCR: Un reconocimiento a la libertad de conciencia

Conforme convivimos más planetaria y cosmopolitamente nos preguntamos:

1.  ¿Podríamos los ticos y ticas aspirar a una sociedad tan valiente que en ella quepan todas las formas de fe que retroalimenten de esperanza  la vida nacional? ¿Por qué tenerle miedo a las mejores tradiciones espirituales de la humanidad? Cierto que la desconfianza ante las religiones abrahámicas, en un contexto neoliberal, no es gratuita. Ha corrido mucha sangre inocente en esa gran alianza.

2.  Pero, ¿quién dice que es dañino para una sociedad el abrirse a las más diversas formas de rezar, de creer y de luchar por un presente y futuro mejor?

3.  ¿Qué daño podrán hacerle a nuestra sociedad la integración en ella de distintas tradiciones religiosas y filosóficas? ¿Estaríamos más despiertos a la solidaridad, al amor y al descubrimiento de caminos para una paz duradera?

Como notan en las preguntas, hay un estilo conservador en un contexto conservador, al reconocer lo importante de la tradición (religiosa en este caso) se asume que “lo religioso está en lucha” intestina, también; como parte de esta sociedad toda propuesta, implícita y explícitamente, debe hoy someterse al escrutinio público; es decir, suponemos que para organizar una vida social integradora (progresista) esa tradición religiosa no puede ser negada; sería absurdo pretender ignorarla. Pero, además, consideramos que “la tradición está en la lucha” (como señala Stefan Gandler) y eso nos lleva a tomarla en cuenta no como una sola cosa, ni tampoco sólo como una entidad pasiva; por el contrario, es diversa y está muy activa. 

Eso explica en el tono de las preguntas que se formulan un tono reformista, como corresponde al objetivo de un Estado Laico, ya que hay que reconocer -así lo creemos- que la utopía liberal deja tan feliz a la clase rica de este país como lo fue durante las primeras décadas del siglo pasado.

No obstante, las tesis neoconservadoras han distorsionado a tal grado las luchas históricas de figuras conservadoras como Sanabria (Víctor Manuel) que hacen urgentes luchas como las que ha emprendido -en buena hora- el movimientos del Estado Laico, que paradójicamente se acerca mejor al pensamiento social del cristianismo, que lo que representan quienes se predican social-cristianos y no se diga de la gerontocracia que está al mando del catolicismo.

Creemos que un Estado Laico se abre paso -aunque sea a “pasito tun tun” – conforme caminamos sintiéndonos todas y todos cada vez mejor protegidos – de por sí- y algo no tan revolucionario como la reforma que incluye el nuevo juramento que aprueba el Consejo Universitario de la UCR, es algo que indudablemente se requiere en este país; es un paso muy importante y le debemos las gracias por hacer lo que es posible, sin el apoyo disponible en el contexto cultural costarricense. Más bien, a contrapelo de dicho contexto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lo religioso hoy, Noticias de interés y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s