Religión sin religión – Mariano Corbí

¿EXISTE UNA ESENCIA INMUTABLE DE LA ORGANIZACIÓN RELIGIOSA?

En ningún orden de la vida cotidiana de los hombres hay organizaciones fijadas por la misma naturaleza, ni en el orden familiar, ni en el laboral, ni en el social o político. Todos los niveles de las organizaciones humanas los han de diseñar y construir las comunidades concretas, según lo que con ellas se pretenda.

Las nuevas condiciones culturales provocadas por los desarrollos de las ciencias y tecnologías y por la aparición de las sociedades inteligentes nos abren nuevas perspectivas sobre las organizaciones humanas y nos permiten una mejor comprensión de lo que podrían ser unas formas de organización más adecuadas a la pretensión de los grupos religiosos.

Durante miles de años hemos creído que la sociedad jerárquica era natural e inevitable. Cuando el centro de los sistemas de producción se desplazó de grupos de hombres coordinados por la sumisión a un jefe o sometidos al funcionamiento de las máquinas a equipos inteligentes apoyados por máquinas, se empezó a comprender con claridad que la eficacia organizativa no siempre pasaba por la jerarquía y la sumisión.

Las nuevas organizaciones dinámicas, de innovación continua, son organizaciones inteligentes al servicio del saber, la creación y el aprendizaje en equipo.

Una organización inteligente  es una organización diseñada para conseguir de todos los miembros del equipo la máxima creatividad y, por tanto, para proporcionar a todos la máxima libertad e iniciativa.

La colaboración de hombres que poseen saberes exclusivos no se consigue con una organización que articula el sometimiento; por el contrario, se consigue únicamente cuando la organización se pone al servicio de la libertad de los individuos y al servicio de su creatividad y responsabilidad exclusiva.

Estas transformaciones organizativas, (de base científica y tecnológica y con repercusiones sociales y políticas), han puesto de manifiesto que no existe una esencia inmutable de las organizaciones, ni existen diseños y representaciones de lo que es la estructura esencial de las organizaciones.

También en el ámbito religioso se ha creído, durante miles de años -todos los que ha durado la sociedad agrario-autoritaria- que la esencia de la estructura del grupo religioso era la  jerarquía y la sumisión. Las nuevas circunstancias culturales nos permiten analizar es suposición y comprender su falta de fundamento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lo religioso hoy, Proyectos de investigación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s